caracteristicas-del-gato-siames.jpg

Casi todo el mundo sabe sobre el gato siamés. Incluso aquellos que no gustan mucho de los gatos han oído hablar de esta raza. Los productores de películas de misterio y series de televisión han utilizado este gato como personaje en sus producciones.

El gato siamés apareció en Tailandia. En ese momento, Tailandia era conocida como Siam. En el S. XIX, algunos de estos gatos fueron llevados a Gran Bretaña por un embajador británico. Los siameses se convirtieron en un éxito inmediato con los británicos. Aunque no es tan popular hoy día, el gato siamés fue considerado como una de las razas más populares en los años cincuenta.

Si estás pensando en comprar un gato, la siguiente descripción de los siameses ofrece ayuda para identificar la raza. El cuerpo de un siamés es largo, elegante y de forma rectangular con grandes orejas en una cabeza con forma de cuña. La cola es larga y elegante y las patas, delgadas. Los ojos son grandes, con forma de almendra y de un color azul sorprendente. El pelaje del gato siamés es corto y puede adquirir varios colores: chocolate, beige, lila o azul (según los puntos). Todas las otras variaciones de color en la raza siamés son consideradas como una raza totalmente diferente.

Un gato siamés no se recomienda para una persona que pase mucho tiempo fuera de casa. Esta raza ama la atención y si se dejan solos durante largos períodos de tiempo se convertirán en solitarios y aburridos. Un siamés solo y aburrido puede llegar a dar problemas, o incluso podría escaparse. Si estás fuera de casa gran parte del tiempo es posible que debas obtener un segundo gatito siamés. Los dos se mantendrán en compañía durante las ausencias.

Esta raza es una excelente opción para los jubilados y las familias. Son muy cariñosos y juguetones. Absorben la atención como una esponja, y son muy pegajosos y dedicados. Te sigue de habitación en habitación, inspeccionan todo lo que haces y se acurrucan en el regazo o se ponen en tu hombro cuando te sientas.

El gato siamés tiene una inteligencia aguda y es altamente entrenable. A veces tienen una mente propia, pero son fáciles de enseñar a buscar algo o venir cuando se les llama. Hacen sus propios juegos, como abalanzarse sobre la gente desde lo alto de un objeto o juegan al “escondite”.